Otro homenaje a McQueen

Desde el 4 de mayo, el Museo Metropolitan de Nueva York hace su conmemoración al recuerdo del gran diseñador Alexander McQueen, fallecido en 2010. Con una exposición que lleva por nombre “Alexander McQueen: Savage Beauty“, se recogen algunos de los diseños más surrealistas creados por la sublime mente del artista. Del mismo modo, también se podrán ver algunas de las creaciones que hizo para Isabella Blow, extinta musa del británico. La muestra, que estará abierta hasta el 31 de julio de 2011, estará dividida en temas como “The Savage Mind”, “Romantic Gothic” y “Romantic Nationalism”. Todo un espectáculo para la vista.


Fuente: Yahoo, La Vanguardia.

¿Quién es Sarah Burton?

Con la reciente boda de Kate Middleton con el príncipe Guillermo de Inglaterra, el nombre de Sarah Burton ha sonado en todos lados por ser la responsable de diseñar su maravilloso vestido de encaje que guarda cierto parecido con el que Grace Kelly dió el “sí quiero” a Rainiero de Mónaco.

¿Pero, alguien sabe más de Burton? Nacida en Cheshire en 1974, esta británica se crió en  una familia de cinco hermanos. Comenzó su formación cuando ingresó con un curso de Estampados de Moda en la prestigiosa escuela de moda londinense Saint Martins y en su tercer año le vendría la oportunidad de su vida al ser entrevistada para trabajar durante un año bajo el mando del gran Alexander McQueen, marca a la que se unió como interna. Cuando se graduó en 1997, pasó a formar parte de la plantilla de McQueen como asistente personal, y hacia el año 2000, ya había creado diseños para mujeres como Michelle Obama, Cate Blanchett o Lady Gaga.

Tras la muerte del diseñador en 2010, un gran peso cayó sobre sus hombros al ser nombrada director creativo de Alexander McQueen, pues era difícil estar a la altura de un genio que ha dado luz a auténticas obras maestras. Sin embargo, Burton, con el vestido de Kate Middleton, ha sorprendido gratamente y para bien. Con el tiempo veremos si puede estar a la altura de su maestro, pero de seguro que nos deparará muchas sorpresas.

Fuentes: Wikipedia

Charlotte Olympia

A Manolo Blahnik y a Louboutin se le suma otro nombre que va camino de convertirse en estelar por hacer las delicias de las celebrities, Charlotte Olympia. Hija mayor de la saga de los Dellal (es nieta del multimillonario Jack Dellal), su estilo pin up y retro se traslada a sus tacones infinitos caracterizados por una plataforma externa que han llevado actrices como Blake Lively, Sarah Jessica Parker o Keira Knightley.

Del mismo modo, a otra que tiene encandilada es a la socialité Olivia Palermo, que no se baja de sus Charlotte nunca, y la verdad, con ese estilo tan simple y chic, no es de extrañar.


Fuentes: Vogue

La estilista de Hollywood

Cuando vemos muchos de los looks de las estrellas de Hollywood, nos solemos preguntar cómo consiguen vestir tan bien (aunque el dinero obviamente ayuda). La respuesta tiene nombre de mujer, Rachel Zoe. Nacida en 1971, esta estilista americana puede presumir de tener entre sus clientes a celebrities como Cameron Diaz, Anne Hathaway, Kate Hudson o Eva Mendes. Entre sus grandes logros se encuentra haber vestido a Carrie Bradshaw y compañía en la serie Sexo en Nueva York, y su estilo es uno de los más demandados: igual puede vestir un trench de leopardo que un discreto mono en color caqui, Zoe siente predilección por el color negro y los tintes rockeros, que combina de forma sublime.

Prolífica donde las haya, su libro “Style: A to Zoe” es una guía práctica de estilismo donde se recogen consejos de la norteamericana, quien considera el estilo como “una forma de vida” A su vez, en 2009 lanzó su propio docudrama, “Rachel Zoe Project”, en el que sale ella misma junto con sus dos socios, los también estilistas Taylor Jacobson y Brad Goreski. La serie consta de tres temporadas y muestra la vida de la estilista en su negocio.

No obstante, aunque exitosa, Zoe también es un tanto polémica porque se la culpó de contribuir con la anorexia, sobre todo por ciertos rumores que hubo cuando Nicole Richie la cambió por Cristina Ehrlich, estilista de Penélope Cruz y Jessica Biel.

Zoe con la actriz Kate Hudson

Os dejo con algunos de los vídeos de la serie, para más pinchad aquí.

Fuentes: Wikipedia, Trendencias.

Y el spot se hizo arte

La imaginación humana es insuperable, y si a esto le añadimos una puesta en escena impecable, podemos obtener como resultado algunos de los mejores spots que se se han podido ver últimamente. Entre ellos, Chanel, gracias a un equipo de creativos envidiable, hace las delicias de aquellos que ven la publicidad como un pequeño apéndice dentro del cine.

Como prueba de ello, aquí os dejo dos vídeos geniales: el primero es para una campaña de maquillaje que hicieron y el segundo, el último anuncio que se ha rodado del perfume Coco Mademoiselle con Keira Knitghley como motorista fugaz y el actor Roberto Amman como fotógrafo seducido. Arte en estado puro.

Riccardo Tisci, sustituto de Galliano

Por la boca muere el pez, y como ya sabéis, no bastaron más que “unas palabras” para que el gran diseñador de Dior, John Galliano, fuese despedido. Un 10 en creatividad, pero un 0 en comportamiento, más aún cuando podría haber dañado la imagen de la maison, sobre todo en temas como publicidad o clientela (se dice que tras los comentarios antisemitas, Natalie Portman, que nació en Israel y es hija de judíos, rechazó el vestido que iba a ponerse de John Galliano para Dior y escogió uno de Rodarte en la gala de los Óscar).

En cualquier caso, Galliano ya tiene sustituto. ¿Su nombre? Riccardo Tisci, quien desde 2005 ha estado al frente de la casa de Givenchy. ¿Se volverá Dior tan rockera y punk como lo han sido las últimas colecciones de Givenchy? Yo no me lo pierdo.

Fuentes: Yodona

Cisnes de papel y tela

Se apagan las luces. Sube el pesado telón, y unos minutos más tarde, una delicada melodía de violín comienza a embriagar los oídos. Al son, una figura grácil, casi etérea, se desliza por el escenario con movimientos aterciopelados.  Si el ser humano utiliza la danza como una forma de expresión, el ballet supone la comunicación más exquisita.

No es de extrañar entonces que el mundo onírico de Anna Pavlova y los ballets rusos despierten fascinación. En moda, para los que el arte constituye una forma de vida, este mundo es el campo al que prestan su lápiz y aguja para crear las más bellas siluetas que acompañen cada movimiento de los bailarines. Así lo hizo Coco Chanel, que en 1929 diseñó todos los trajes para la coreografía de “Apollo”.

Su sucesor al frente de la maison, Karl Lagerfeld, tiene cierta trayectoria unida a los escenarios. En 1984 creó el vestuario para la obra del dramaturgo británico Harold Pinter, “Betrayal“, y unos años más tarde, en 1997, los de la obra de “Apollo” para los Ballets de Montecarlo. Su última aportación fue en 2009, cuando diseñó el tutú que llevaría Elena Glurdjidze, primera bailarina del Ballet Nacional de Londres, para la representación de “La muerte del cisne”. Un trabajo de 100 horas en taller y más de 2500 plumas componen esta obra maestra.

 

Tras Elena y en versión cinematográfica, el relevo de unión entre moda y ballet recae en Natalie Portman y la película “Cisne negro“, un thriller ambientado en el ballet de Chaikovski, “El lago de los cisnes” . Esta vez las manos encargadas del diseño del vestuario fueron las de Amy Scott, que contó con la colaboración de Rodarte, las hermanas Mulleavy. Una combinación perfecta ya que son grandes amigas de la actriz, por lo que Portman siguió entusiasmada el proceso.

Entre los personajes, al Príncipe Sigfrido lo imaginaron “como un pájaro mecánico, su pechera incluso estaba acolchada, como la de un pájaro” según declaraciones de Laura Mulleavy. Para el de Odette en cambio, interpretado por Natalie Portman, ganadora del Óscar 2011 a mejor  actriz por este papel, diseñaron un tutú plano en angora, como “si ramas de un árbol estuvieran creciendo en la falda” describieron.

Darren Aronofsky, director del film, buscaba una reinvención del “Lago de los cisnes”, y sin duda lo ha conseguido. Trajes no solo inspirados en las bailarinas de Degas, sino también en películas de terror, como las hermanas declararon, que “se adaptan a la psicología de la película de un modo diferente, entendiendo la naturaleza más oscura y los puntos débiles de este mundo”. 

 

Estos son algunos de los bocetos de Rodarte:

Unos vestidos que si bien no fueron nominados al Óscar 2011 al mejor vestuario, constituyen uno de esos trabajos en los que disciplinas tan dispares se dan la mano para crear auténticas obras maestras.

Fuentes: Yodona,  Moda, tendencias, diseño, nymag.com, denverpost.com

Rojo y negro, los reyes de los Premios Goya 2011

En una edición polémica en la que prácticamente todo se lo ha llevado la película catalana “Pa Negre“, la alfombra roja de los Premios Goya 2011 ha podido ser testigo de vestidos que desde luego no dejan indiferente: o caídas de telas maravillosas que encandilan la vista, o trajes verdaderamente horripilantes.

Entre tanta variedad, los colores de la novela de Stendhal han sido los protagonistas. Así, hemos podido ver enfundadas del más rojo pasión a Marisa Paredes, Ana Belén, o Verónica Forqué, quien se decantaba por un vestido tipo caftán en corte imperio y manga larga, firmado por Lorenzo Caprile. En este color hemos podido ver también a Nora Navas, la ganadora al premio como Mejor Actriz por su interpretación en “Pa Negre”, con un vestido un tanto discutible de Cortana.

 

(Marisa Paredes, de Pedro del Hierro; Nora Navas)

En negro, el color por antonomasia, han desfilado Cayetana Guillén Cuervo, muy glamourosa con un vestido de Óscar de la Renta y peinado de ondas muy a lo años 40; Maribel Verdún en corte asimétrico de Dsquared, o Belén Rueda, con un vestido minimal de Gucci. Laia Marull, ganadora del premio Mejor Actriz de Reparto, también ha lucido un pieza en negro de volantes y un poco de cola firmado por Cortana. 

(Belén Rueda, Cayetana Guillén Cuervo)

Dando un toque diferente al negro, han aparecido Olivia Molina y Carmen Machi, con sendos vestidos de paillettes (lentejuelas), y Pilar López de Ayala y Najwa Nimri, de encaje diseñados por Chanel y Dolce&Gabanna respectivamente. Todo esto sin olvidarnos por supuesto del maravilloso diseño de Hannibal Laguna que tan elegantemente ha vestido Dafne Fernández.

(Dafne Fernández, Najwa Nimri, Pilar López de Ayala)

Otro de los colores estrella de la noche ha sido el nude, como hemos podido ver a Lola Marcelli o a Lidia Bosch, enfundada en un palabra de honor entallado en un cinturón con pedrería. Natasha Yarovenko, nominada a mejor Actriz Revelación por su actuación en la película “Habitación en Roma” ha lucido un impresionante diseño de Cavalli.  Otra en color maquillaje ha sido la siempre acertada Silvia Abascal, con un vestido bicolor en paillettes y cola de tul negra, de Lorenzo Caprile (¡qué mona va esta chica siempre! ).

No puedo decir lo mismo de Lola Dueñas, con un vestido de botones laterales, o de María Valverde, cuyo vestido de Cindy Figueroa era maravilloso, y aunque de espaldas le quedaba bastante bien, de frente parecía que le habían metido tijeretazos a diestro y siniestro.

(Silvia Abascal, Natasha Yarovenko, María Valverde, Lola Dueñas)

Las que se han salido de la tónica han sido  Silvia Abril, vestida de azul, Aitana Sánchez Gijón, en grises y marrones o la Ministra de Cultura Ángeles González-Sinde, con un vestido asimétrico tipo sari en burdeos. Éste último color también ha sido lucido por Emma Suárez, con un espectacular Gucci de corte imperio. También ha destacado Carolina Bang, nominada a Mejor Actriz de Reparto por “Balada triste de trompeta”, con este impresionante diseño de Hannibal Laguna.

Una de las mejores vestidas de la noche ha sido sin duda Elena Anaya, con un maravillosísimo Elie Saab en verde que habrá conquistado el corazón de más de una.

(Elena Anaya, Sinde con Álex de la Iglesia, Aitana Sánchez-Gijón)

Como no todo son vestidos, de traje chaqueta han aparecido la directora Icíar Bollaín de “También la lluevia”, de Lorenzo Caprile, Irene Maritxell (novia de Imanol Arias), con un chal con el rostro de Goya o Rosa María Sardá, que ha conjuntado su traje con un sombrero bombín y un broche en forma de rosetón en el hombro.

(Irene Maritxell con Imanol Arias, Icíar Bollaín)

¿Tenéis ya alguna favorita?:D

Fuentes: El País, Trendencias, Bradshawandme, Modalia.

Gia

Basada en la vida de la supermodelo americana Gia Carangi, esta película para televisión dirigida por Michael Cristofer en 1998 acerca al espectador uno de las caras más oscuras de la moda. Angelina Jolie, que fue nominada al Globo de Oro por su interpretación, se introduce de forma sublime en la piel de esta modelo revolucionaria de los setenta, una mujer bisexual, indomable y sin ningún pudor para posar desnuda. El éxito  la lleva a lo más alto, pero esa fama le cuesta caro: cae en el mundo de la droga y la cocaína del que, a pesar de los intentos, no podrá salir: morirá por contagio de VIH, una enfermedad casi desconocida en ese momento.

Drogas, explotación y soledad demuestran las dos caras de una misma moneda: un mundo que por fuera parece maravilloso, pero que por se puede convertir en un auténtico infierno. Las apariencias engañan.

Os la recomiendo y con esto pretendo abrir debate, ¿creéis que la fama lleva a la soledad absoluta, y por ende, a lo peor de nostros mismos? ¿Merece entonces la pena?

Fuentes: Imbd, Wikipedia.

Mr. Louboutin

Christian Louboutin no necesita carta de presentación. Las suelas rojas son su signo distintivo,  su apellido, sinónimo de glamour. Este genio de los zapatos nació allá por 1964 en París, ciudad que respira moda por sus cuatro costados. El mundo de las showgirls (coristas) y sobre todo las joyas de pluma e infinito tacón que calzaban le embrujarían, dando sus primeros pasos en el music-hall parisino  Folies Bergères y en el Moulin Rouge (donde coincidiría con la vedette del momento, Norma Duval).  A su vez, trabajó como freelance para prestigiosas casas de moda como Chanel o Yves Saint Laurent.

En 1992 abrió con su primera boutique en Francia y el resto vino sobre rodado: su siguiente boutique abrirá en Nueva York un par de años más tarde y en 1995 ya se ve trabajando para las temporadas de “ready-to-wear” de  Jean-Paul Gaultier, Chloé, Azzaro, Diane Von Furstenberg, Victor & Rolf, Givenchy y Lanvin.

Sus zapatos superan los 400 euros y son objeto de deseo de mujeres de todo el mundo, incluidas celebrities como Angelina Jolie, Victoria Bechkam, Charlize Theron, Blake Lively y algunas no tan lejanas para nosotros como Penélope Cruz, que ya han sucumbido al encanto de sus stilettos. No obstante, alguna se le resiste, ya que, como declaró en una entrevista concedida para el diario El País, le encantaría calzar los pies de la Reina de Inglaterra.

Penélope Cruz y Victoria Beckham luciendo sus Louboutin.

Este éxito le llevaría a obtener dos veces el reconocimiento de la FFANY (Fashion Footwear Asociation of New York), en 1996 y en 2008. Y eso que cuenta solo con dieciocho tiendas en el mundo, una de ellas en Madrid, donde se pueden comprar zapatos con nombre propio como los  Claudia, los Banana o los Greissimo.

Además, Louboutin utiliza la fotografía como una extensión más de sus obras de arte: un ejemplo fue la colaboración que hizo con el fotógrafo David Lynch en un trabajo creativo al que llamaron “Fetish“.

Una de las imágenes de la muestra.

Sus campañas no se quedan atrás, desde bodegones hasta imágenes ambientadas en Alicia en el País de de las Maravillas.

Louboutin será, desde luego, uno de esos nombres que pasarán a la historia de la moda.

Fuentes: Trendencias, El blog más chic, Página oficial de Christian Louboutin

Anteriores Entradas antiguas